Como si fuera (que lo es) el título de una bella canción,  su imagen nos fascina, nos engancha.  Tres minutos bastan para estremecernos;  el escultor nos regala un rostro lleno de sentimiento, y un fresco sabor…. a qué?

A Jose Molares le encanta dejar un espacio abierto.  Así lo quiere, así le gusta; que sus esculturas te envuelvan desde dentro y no te dejen salir.

Es absurdo, conoces bien esa expresión;  y al mismo tiempo piensas que no pude ser, que cómo ha sido capaz de saberlo, que es tu propia historia, tu manera de sentir.

Puedes verla mil veces, hablarle y contarle… pero qué?

 

 

 

 

 

 

 

 

Quizá no lo sepas pero ahí está, sentada, observando, diciéndolo todo con esa expresión cansada y *<<desecha de tanto apretar>>.

Es bella, inquietante, perfecta en un mundo imperfecto donde es tan complicado *<<mirar el paisaje del amor>>.

En su estudio, bajo la  autoridad de un piano y una voz desgarrada, el trabajo de jose Molares se ve  impregnado con la fuerza y la sutileza que nos hace decir, y sin saber por qué…

<<Vete de mi>

*fraseo de la canción “Vete de mi” de Bebo Valdes y Diego El Cigala

ver galería